Los planes de comercio y de inversión de la UE incrementan las pérdidas forestales.

La demanda de materiales procedentes de cultivos en terrenos recientemente deforestados, los bajos aranceles de importación, y unas medidas de seguridad medioambiental y social insuficientes generan deforestación y van en contra de los derechos de las comunidades. La UE está negociando acuerdos de comercio libre con países ricos en bosques, como Indonesia, Filipinas, Malasia, Tailandia, Brasil, Argentina y Uruguay. La única manera de garantizar que estos acuerdos respeten los derechos humanos y cumplan con los objetivos de protección forestal es incluir suficientes medios de protección y negociarlos de una manera abierta, transparente e incluyente.

Ver más recursos

You are currently offline. Some pages or content may fail to load.