La demanda de la UE de materiales procedentes de cultivos en terrenos deforestados está ocasionando efectos devastadores en los bosques, las poblaciones, la biodiversidad y el clima. Entre 2010 y 2015 se perdió una superficie boscosa del tamaño de Portugal para fines de producción de aceite, carne, cuero y pienso para el mercado Europeo.

El impulso de la UE hacia un mayor crecimiento económico dificulta que las normas de reducción del consumo cobren envergadura. A pesar de ello, la UE no puede evitar su contribución a la deforestación sin hacer frente al consumo de productos de alto riesgo para los bosques.

Fern lucha por dar fin a la importación por parte de la UE de artículos producidos ilegalmente y por fomentar que la UE adopte prácticas de cultivo más ecológicas. Producción de productos como la soja en la UE. Fern coopera con coaliciones de oenegés, agricultores, científicos y legisladores de la UE para ver de qué modo una herramienta como la política agrícola común puede reducir las importaciones, y para hacer un llamado a que haya nuevos ámbitos de actividad de la UE que contribuyan a proteger los bosques.

You are currently offline. Some pages or content may fail to load.